Renault 5 Copa Turbo


El Renault 5 Copa Turbo fue en su época, un coche de devoción entre los jóvenes españoles que tenían ciertas pretensiones racing o deportivas. Inicialmente el modelo Renault 5 Copa fue conocido como Renault 5 Alpine, y con una potencia algo menor al modelo turbo, debido precisamente a la gestión atmosférica de su motor (93 CV del Alpine, frente a los 110 CV del Copa Turbo). Esta pequeña máquina de Renault tanto en su versión Alpine, Copa, o Copa Turbo, era uno de los coches favoritos en los rallyes locales de la época.

Básicamente, el Renault 5 Copa Turbo, se diferenciaba del Renault 11 Turbo, en que aquel tenía una compresión algo inferior, una culata plana en lugar de ser hemisférica, un turbo con menor inercia, un carburador monocuerpo soplado en vez de dos cuerpos aspirados, el encendido con detector de detonación, y la incorporación de un intercambiador de calor. Estas modificaciones hacían que el pequeño R-5 fuera algo menos potente, pero más elástico.

El Renault 5 Copa Turbo incorporaba algunas mejoras de carácter técnico, como la incorporación de un radiador de aceite, o discos de freno en el eje posterior, aunque para sorpresa de muchos, los discos traseros eran de igual diámetro que los delanteros (con 228 mm. de diámetro de los discos, en ambos ejes), con lo que la frenaba trasera era más eficiente que la del eje delantero.

Su árbol de levas de poco cruce, le permitía cierta elasticidad al motor del Copa Turbo, incluso antes de la entrada en funcionamiento del propio turbo.

El motor del Copa Turbo, era de 1.397 cm3, con 110 CV de potencia máxima a 6.000 rpm, aunque se podía estirar hasta las 6.500 rpm aunque evidentemente manteniendo ese régimen durante un breve periodo de tiempo. Su par máximo era de 15 mkg, a un régimen de 4.000 rpm. Utilizaba un Un carburador Weber 32 de dos cuerpos, y su relación de compresión era de 8,6:1.

Su cambio era de 5 velocidades, y las dos primeras marchas algo largas, mientras que las tres últimas eran algo más cerradas. Las prestaciones del Renault 5 Copa Turbo le permitían alcanzar los 187 km/h de velocidad punta, haciendo el kilómetro desde parado, en 30,8 segundos, y los 400 metros en 17,1 segundos. En cuanto a las recuperaciones, podíamos conseguir hacer los mil metros saliendo en 4ª, a 40 km/h. en 31,5 segundos, y saliendo en 5ª velocidad, a 50 km/h. en 32,7 segundos.

Su consumo, como era habitual en los años 80, era de escándalo para tratarse de un coche de hoy en día, y bastante elevado para un coche de su época, pues para ser un 1.4 turbo con 110 CV, consumía casi 15 litros en ciudad, mientras que en carretera, a velocidad constante entre 90 y 100 km/h. consumía 6 litros, mientras que a 120 km/h aumentaba hasta los 8,5 litros. La media, no obstante, debido a su alto consumo urbano, se acercaba a los 10 litros cada 100 kms. Recordar finalmente, en cuanto el tema de los consumos, que a capacidad del depósito de combustible, era de 38 litros.

Los vehículos del mismo segmento en el que competía, eran básicamente, el Peugeot 205 GTI, el Ford Fiesta XR2, y el mítico Volkswagen Golf GTI.

Las principales virtudes del Renault 5 Copa Turbo eran:

- Motor elástico, y con buenas prestaciones.
- Desarrollos del cambio acertados (especialmente en las tres relaciones finales).
- Volante de cuero, y de reducido diámetro.
- Excelente suspensión.
- Bocina potente.

Sus defectos en cambio, eran:

- El manejo del cambio podía convertirse en determinadas situaciones, en una odisea, y si nos equivocábamos, podíamos poner en problemas la mecánica del coche (recordemos que era un turbo).
- Asientos incómodos.
- Dirección pesada.
- Frenos justos (a pesar de disponer de discos traseros).
- Depósito de combustible escaso.
- Maletero escaso.
- Consumo elevado en ciclo urbano.
- Pedales descentrados respecto a la postura de conducción.

Aquí os dejo un video del Renault 5, en su versión Alpine Turbo:



1 comentarios:

Patroleitor | 28 de enero de 2011, 9:48

Me encanta este coche, de hecho tengo un r5 gtl con la estética de un copa, con su paragolpes, llantas etc.
Es una gozada conducirlo, y anda muy bien.

De hecho tengo un blog también de clásicos centrado en el "rombo" con el que estoy empezando. (www.patroleitor.blogspot.com)